El uso de la inteligencia artificial para luchar contra las enfermedades de la vid y los efectos del cambio climático

El proyecto consorciado de I+D Globalviti supera el ecuador de su periodo de ejecución y avanza en el desarrollo de una solución global para mejorar la producción vitivinícola frente al cambio climático, basándose en la robótica, las tecnologías IT y en estrategias biotecnológicas y de manejo del viñedo. De este modo, esta iniciativa multidisciplinar apuesta por el aprovechamiento de las nuevas tecnologías digitales para hallar novedosas alternativas y soluciones a algunos de los problemas más importantes causados por los efectos del cambio climático en los viñedos nacionales, como son las enfermedades de la madera y la necesidad de desarrollar nuevas estrategias de gestión del viñedo para paliar los perjuicios causados por estas patologías.

En su marco de trabajo, Globalviti está desarrollando una plataforma digital que, aplicando la inteligencia artificial y un algoritmo generado por uno de los socios empresariales, permita evaluar (de forma continua en las explotaciones vitícolas) el estado sanitario de cada una de las plantas de vid. Hoy por hoy esta revisión anual de los viñedos es una labor manual, rutinaria y costosa para las bodegas y los viticultores, que se debe realizar para marcar las plantas muertas o enfermas. Esta plataforma integraría tecnologías de machine learning para diagnosticar el estado sanitario del material vegetal, en función de las imágenes fotográficas captadas para su clasificación, siempre de forma georeferenciada.

Siguientes pasos y otros avances

En esta fase final del proyecto (que culminará en julio de 2020) se contempla una laboriosa tarea para la calibración del sistema, la cual contará con una base de datos real de más de 30.000 fotografías procedentes de los viñedos de las bodegas participantes.  Estas imágenes de cada planta de vid van a ser previamente clasificadas por investigadores expertos, desde el punto de vista de su estado sanitario (plantas enfermas, muertas o sanas). A partir de esta clasificación, se “enseñará” al sistema a revisar y clasificar, de forma automática, el estado de cada planta de vid en función de las imágenes tomadas y sin necesidad de la presencia in situ de un experto. Sin duda, esta nueva plataforma digital constituirá una importante novedad tecnológica para el sector, así como una alternativa real y económica para los productores.

¿Te ha gustado la noticia?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.